jueves, 29 de noviembre de 2018

Decido confiar en ti


Resultado de imagen para trust

Vivo en un mundo donde la desconfianza es el pan de todos los días, lamentablemente logro escuchar amigos contando cosas que hicieron por desconfiar de alguien o de algo y eso, está repercutiendo en nuestras relaciones interpersonales. 

Creo que la desconfianza es carísima. Si no estoy segura de lo que otros hacen, dicen  o trabajan entonces tengo que involucrarme más, tengo que pasar más tiempo haciendo cosas que no haría si sí confiara. Además del tiempo que tendré que invertir en pensamientos de la propia desconfianza, pensar en el plan b. 

¡Piénsalo! hoy en día un aeropuerto invierte millones en filtros de seguridad porque desconfía que cualquier ciudadano promedio como tú o yo decida secuestrar un avión para matarnos a todos para que el gobierno de algún país aprenda la lección. ¡Qué rayos!  ¡No logro ni secuestrar a mis amigos para ir a cenar un viernes en la noche, ¿en serio creen que podré con un avión? O sea, hace años... (Cuando confiábamos) con 1 hora  era más que suficiente para estar en el aeropuerto, ahora... 3 horas no son suficientes. Gastamos tiempo, dinero y esfuerzo. ¿cierto?.

Confiar significa tener fe, creer. Y creer es súper necesario para entablar cualquier relación personal, laboral, familiar. Incluso, la confianza puede acelerar una relación de pareja, y quienes no lo hacen, pueden tener un costo más alto.

No está tan fácil confiar, sí es una habilidad que se aprende y qué aumenta o disminuye de acuerdo a las experiencias que vivimos, pero ... sin confianza no hay equipo verdadero, no hay pareja verdadera, no hay relación, no hay colaboradores en la chamba. Y te paso un Tip Gratis: si hay confianza la otra persona también siente compromiso y cuando hay compromiso hay más confianza.  Parajodicamente (por qué paradojicamente es una joda, diría mi terapeuta). 

Stephen Covey tiene un libro que se llama Factor Confianza, ¡te lo recomiendo! habla sobre como entablar relaciones efectivas de confianza, pero lo más interesante de su libro es que compara la confianza interpersonal con una cuenta bancaria que abrimos cuando comenzamos una relación con alguien (personal o profesional). 

Cuando creamos confianza generamos ingresos en esa cuenta, pero cuando destruimos confianza estamos haciendo retiros. El balance en la cuenta nos dice la confianza de la relación. 

Según Covey tienes que tomar en cuenta varias cosas: 

1. Cada cuenta bancaria es única, cada relación es diferente... no puedes pretender que tu relación de pareja actual es como la pasada en temas de confianza. Tu novio ha pasado por ciertas experiencias que hacen que confíe o no confíe en ciertas actitudes que tú tienes, muy distinto a lo que viviste con tu ex.  Lo mismo con tu jefe, con tus compañeros de la oficina, con tus amigos. Cada relación es aperturar una nueva cuenta en el banco. 

2. Los pequeños detalles son los más grandes en ingresos, ya que son detallitos personalizados que aportan mucho valor (recordar un cumpleaños, preguntar por su familia, dejar una nota, mandar un mensajito, o una selfie). Pero ¡OJO! lo que para unos pueden significar un ingreso, para otros puede significar un retiro, por eso es importante saber. Por ejemplo, hacer una fiesta sorpresa de cumpleaños puede ser un gran detalle para unos pero también una gran invasión de la privacidad para otros. Para unos preguntar qué tal estuvo tu día puede ser símbolo de interés para otros puede ser "me estabas espiando".  

3. Los retiros en la cuenta siempre tienen más impacto que los ingresos. O sea... un ingreso es como llenar a gotitas una cubeta... un retiro es aventar una cubetada de un jalón. Yo puedo dar un montón de detalles a la gente con la que trabajo, pero el día que soy injusta u olvidé el aniversario de antigüedad de alguien puedo perder mucha de la confianza que había ganado. Si yo un día no avisé que no iba a poder pagar a tiempo un préstamo pierdo la confianza que había ganado como para que me prestaran esa lana. 

Sin duda, la confianza tiene un alto valor emocional en la gente y a su vez tiene muchísimos beneficios. 

Cuando confías, sabes que la gente se irá de vacaciones sin dejar de lado sus responsabilidades, y a su vez, la gente con la que trabajas sentirá gratitud y compromiso por haberle permitido tomar vacaciones en días complicados. 
Cuando confías sabes que la gente estará haciendo Home Office, sí en pijama, pero sin dejar de lado todas las responsabilidades que le delegaste. 
Cuando confías, sabes que tu pareja puede tener fans que le pretenden y que su corazón está contigo. 
Cuando confías sabes que tu novio no te contó algo por no preocuparte, no por que te ocultara algo. 
Cuando confías sabes que tu novia es bonita y aunque reciba propuestas de amor en cada esquina, está absolutamente enamorada de ti y no traicionará tu confianza. 
Cuando confías, sabes que no tendrás que re - trabajar lo que ya hicieron otros en la chamba. 
Cuando confías, sabes que tus amigos no te traicionarán o engañarán... sabes que tal vez están pasando momentos difíciles. 
Cuando confías, es fácil hacer amigos nuevos en cualquier lugar, tal cual como cuando eras niño. 
Cuando confías, divertirte es una prioridad... puedes pensar con mayor libertad, con más entrega y vivir la experiencia. ¡Te tomas tiempo para disfrutar! 
Cuando confías, no traes cargando cosas negativas que no hacen nada por ti, que pesa y que además impiden pensar con claridad. 
Cuando confías, disfrutas la compañía de otras personas... sus sonrisas e incluso de la gente que no conoces disfrutas los abrazos. 
Cuando confías, esperas que cosas grandes pasen ... es como ley de atracción porque crees que las mejores cosas van a pasar. 
Cuando confías, eres agradecido porque el universo te devuelve toda la confianza que le das. ¡Fluyes!

Decido creer que me cuidas, decido confiar en ti.