sábado, 10 de octubre de 2015

No dependas de cómo se comporta el mundo contigo… se quien busca portarse mejor con el mundo.

Que pregunta más complicada, ¿qué aporta el humanismo a mi vida personal? En verdad no te has dado cuenta que tu vida está repleta de seres humanos complejos, no solo hoy, siempre ha sido un tema poder entablar relaciones con otras personas por que somos una bola de interpretaciones, juicios, bagaje y criterios que no siempre están medidos bajo los mismos parámetros. 

Estoy convencida de que no tengo idea de cómo funciona la mente, el corazón y las emociones de otras personas (e incluso a veces tampoco se muy bien como funciona lo mío ¡eh!)… pero puedo compartirte lo que pasa dentro de mi cada vez que algo me mueve, cada vez que algo me emociona, que me convenzo de hacer, decir o sentir… por que al final todas esas acciones no son más que decisiones de cómo llevar mi historia a mis aspiraciones. 

¿Qué sucede en mi? Soy una persona que ha construido la mayoría de sus anhelos con el objetivo de trascender y todas las virtudes y defectos que tengo (heredados, adquiridos, espiritualizados, aprendidos, etc) los he enfocado al servicio a otros seres humanos por que mi fe absoluta se encuentra en ellos.  Procuro hacer conciencia de mis pensamientos, de mis sentimientos, emociones, acciones y palabras para ser mejor durante el proceso y llegar a las metas que me he planteado (una de ellas, cambiar el mundo) pero para eso debo tener absoluta certeza de que no lo hago sola… lo hago con toda mi fe a otros y es por eso que busco que la psicología humanista, entro otros aprendizajes, sean la base para la construcción de muchas de mis acciones. 

Me comunico con lo que soy (o con lo que supongo que soy) y he pasado varios momentos repasando la pregunta “¿Qué pasaría si tuvieras un espejo enfrente durante todo el día?”  ¿Los días de mi vida son reales? ¿soy libre? ¿vivo en conciencia plena? ¿me siento con libertad de tomar decisiones y hacer mi voluntad?... ¡Vaya! No todos los días de mi vida son un cuento de hadas pero se que depende al 100% de mi que no se conviertan en un cuento de fantasmas y demonios. Poner la responsabilidad de mis emociones en las manos de otros es clave secreta para el conflicto, sobre todo si entiendo que estoy, vivo y creo en otros seres humanos. 

Hoy estoy convencida que todo este aprendizaje me lleva (o espero que me lleve) a entender que hay mucha gente incapaz de permanecer abierto y flexible “nunca lo vas a lograr” “no lo entiendes” … personas con  poca asertividad que desconocen cualquier contexto como para trabajar en equipo, crear juntos, hacer… justificando sus errores en mi o en otros. Lastimando e hiriendo sin reconocer la importancia del servicio, de mostrarse vulnerables, o de abrirse anteponiendo los sentimientos sabiendo que yo los voy a cuidar los suyos y el otro cuidará de los míos.

Se que no siempre me sale como espero, pero intento cuidar tener muy presente que la vida es un cambio constante y que debo hacer consciente un montón de cosas para procurar mi bienestar y el de la gente que me rodea (cuidar mis emociones, mi asertividad, mi congruencia, mi espiritualidad, mi cuerpo) y a veces, puede resultar todo un reto (justamente por la manera en los que otros cuidan sus emociones, su asertividad, su coherencia, su espiritualidad y su cuerpo). 

El mundo actual está tan preocupado por sentir alegría, afecto, confianza, aprobación que olvida por completo la importancia de vivir el miedo, la tristeza, el enojo, melancolía y obtener de todas esas experiencias aprendizajes que lo lleven a sentirse pleno. ¿Es verdad que alguien pretende vivir siempre en alegría? ¿dónde deja la tristeza de perder a un ser querido? (por su muerte, por terminar una relación o por una pelea), ¿dónde dejas la importancia de sentirte enojado por que tu jefe dijo o hizo algo que afecta a tu trabajo? ¿O el enojo por alguien que traicionó tu confianza? ¿dónde está la importancia de sentirse apapachado por tu pareja? El “deber ser” cada vez se tergiversa más y más para ir desarrollando seres humanos incapaces de reconocer lo que sienten, valorarlo, aprender y seguir adelante. 

¿Para qué me sirve el humanismo?... En verdad, si no encontrara la práctica tal vez sería mucho más complejo encontrar el beneficio real de mucha teoría. 

El humanismo es una gran práctica para vivir en bienestar (encontrando la perfecta combinación entre: cuerpo, mente, emociones, sociedad y espíritu) y eso, ¿cómo se hace?

¡Vaya que me encantó encontrar las especificaciones de cómo Maslow concibe la Autorrealización, sólo había visto la pirámide y efectivamente, me parecía una manera muy utópica de llegar a realizarme sin entender el 90% del proceso que el hombre plantea, que intentaré traducir en prácticas:  


  • Date cuenta de tus acciones, pensamientos y todos los procesos que pasan en ti.  Date el tiempo y la oportunidad de explorar cuando pasan por ti emociones y decisiones y hazte evalúa esos grandes "por ques" que te hacen accionar de distintas maneras…  ¡Tienes tiempo para hacerlo!  Y la inversión de ese tiempo puede ser muy fructífera hacia el futuro. 
  • Acéptate, acepta a otros y acepta en dónde estás.  Si vas por la vida sabiendo lo que sabes y siendo quien eres, reconoce en otro que saben cosas que tú no sabes… Navega con bandera de que la vida es una transacción recurrente donde tu sirves y otros te sirven. 
  • Date chance de sentir cualquier emoción que llegue a ti. ¡No temas!  Si estás triste, vívelo, siéntelo, llóralo… sé asertivo, comparte… En el compartir las emociones está una gran clave para sacar lo que contienes, expresar lo maravilloso que hay en ti. 
  • Sé tonto, improvisa, vive con la capacidad de crear en el momento. Los mejores momentos salen de ocurrencias no planeadas, de la libertad de sacar a tu niño interior y al gran idiota que todos llevamos dentro. 
  • Concéntrate en resolver un problema y no quejarte de un problema. 
  • No temas desechar relaciones vanas o destructivas. Ve construyendo relaciones duraderas, profundas, basadas en el amor, sin duda serán menos pero serán mucho más placenteras. 
  • Busca el justo medio entre todas tus responsabilidades.  Es imposible complacer a todos pero tienes que asignar prioridades de acuerdo a tus intereses y aspiraciones. Familia, trabajo, amigos, espiritualidad, pareja, estudios… encuentra en dónde esta la balanza. 
  • Se abierto, escucha antes de decidir algo… abre las posibilidades a nuevas propuestas, ¿en verdad crees que alguien dice o hace por “chingar” o por que sea “un imbécil”? los demás también tienen fundamentos para decidir y actuar como lo hacen. ¡Escucha primero!  
  • Cuida el mundo en el que vives, tú responsabilidad es dejar el mundo mejor de cómo se te entregó. ¿Cómo? Participa, crea, cuida, construye y busca la oportunidad de aportar a tu sociedad, ecología, medio ambiente… ¡Formas hay millones! 
  • Sé protagonista y deja de hacerte la víctima. El único responsable eres tú. 
  • Busca el optimismo, la creatividad, la sinceridad, el respeto en todo lo que piensas. 
  • Encuentra en tus actos diarios como impactas en el mundo y como tus acciones contribuyen al bienestar de los demás. (¡No importa el trabajo que desempeñes!… ¡Todos nos necesitamos! )
  • Ama y déjate amar sin miedo a que te lastimen… Si te lastiman: siente, aprende y crece. 
  • Di que si, date la oportunidad de experimentar lo desconocido (por muy teto, aburrido, retador que sea). 
  • Deja ir, recuerda que todo es pasajero, los estados de ánimo, las personas, las cosas materiales…  si a todo le agregas “por ahora” será mas fácil reconocer que no todo es para siempre (soy feliz “por ahora”, tengo mucho dinero “por ahora”, amo pasar tiempo con mi familia “por ahora”, tengo la mejor pareja del mundo “por ahora”…). 
  • ¡Reinvéntate! Tienes la capacidad de todos los días ser quien tu decidas ser. 
  • ¡Quiérete tal y como eres!… con tu lado amoroso, creativo, ese lado chido que te encanta mostrar… pero sobre todo con el lado que no te gusta mostrar… el necio, el testarudo, el impaciente… ¡Así como eres, eres perfecto! 
  • Búrlate de ti, sé tu propio bully y diviértete con eso. Nadie conoce tus defectos mejor que tú… ¡úsalos a tu favor para divertirte con ellos! 
  • Intenta salir del problema viéndolo desde muchas perspectivas… a mi me ha ayudado platicar mis problemas con gente que no conozco por que tienen otra experiencia, otra forma de pensar y lo que yo veo como un gran complejo suele ser para otros en ocasiones algo que se resuelve a través de la obviedad. 
  • Disfruta de tu soledad, de tu intimidad, ¡apapáchate! Si tu no te amas a ti… ¿quién?
  • Un problema es un problema… y el problema no es tener problemas, el problema real es no saber como resolverlos. 
  • Duerme rico, come bien, sonríe. 
  • No dependas de cómo se comporta el mundo contigo… se alguien proactivo que busca constantemente portarse mejor con el mundo. 
  • Busca el placer, el gozo, las experiencias gratas… ¡No hay nada mas rico que convivir con una persona que disfruta cada minuto, que saborea con todos sus sentidos, que ama, que se entristece viviendo desde todas las experiencias que tiene la oportunidad de sentir. 

Creo que mi mejor conclusión de toda esta experiencia ha sido concluir en que cada sentimiento desagradable (tristeza, enojo, miedo, etc) tengo que sentirlo y diversificar las maneras en las que voy recuperándome de  los mismos… O sea, si en este momento me siento triste en vez de recurrir solamente a un plan: quedarme a llorar en mi casa, por poner un ejemplo, lo que debo hacer es dosificar la estrategia para sacar esa emoción de una manera asertiva… por lo que a lo mejor puedo en varios días: 

- Quedarme a llorar en casa
- Salir a bailar con mis amigos 
- Ver una película que me haga llorar
- Salir con una amiga para platicarle lo que me pasa
- Escribir un blog 
- Leer cosas que me hagan sentir bien 
- Ir a un espectáculo de teatro
- Comer cosas ricas que me den endorfinas
- Hacer ejercicio
- Meditar
- Ir a un karaoke
- Buscar a un amigo que hace mucho que no veo 
- Ir a patinar en hielo 

En la diversificación del cómo sentirte mejor ante un problema está el no quedarnos enganchados en una sola respuesta o "verdad absoluta" ante algo... por eso encontramos Workalcoholics o adicciones al alcohol, drogas, a la comida, al sexo o muchos más... por que buscan la plenitud en los mismos estímulos constantemente... es la respuesta más sencilla. 

El punto de todo esto es, somos seres humanos y somos seres humanos enteros y completos (por mucha psicología positiva que exista), hay una parte de negatividad (“desagradabilidad”) con la que todos debemos trabajar constantemente… no sólo conmigo si no con la manera en la que trabajamos con otros seres humanos. 

Por lo tanto, creo que la prioridad número uno es tener la capacidad de reconocer y aceptar que somos un cúmulo de emociones, cuerpo, sociedad, mente y espiritualidad al desenvolvernos con otros y poder valorar y reconocer lo que son en su totalidad… pero sobre todo, valorar y reconocer lo que yo soy en su totalidad y compartirlo plenamente con el mundo que me rodea para crear cosas fantásticas que hagan que mi entorno sea cada vez mejor.