viernes, 27 de febrero de 2015

¡No hay manera de hacerse wey!

Aprendí algo que me ha cambiado la existencia... es de esas cosas que puedes escuchar comúnmente y ya lo he apropiado tanto que me ha destrozado la vida, o bien, me la ha facilitado según sea el caso. Es una cosa muy rara. 

Resulta que conocí al Psicólogo Martin Seligman, gracias a una buena amiga que me habló de "Modelos de Negocios basados en Felicidad" y así fue como empecé a leer sobre este gurú de la Psicología Positiva, hay muchas cosas que encajan perfectamente en mi chamba del día a día, pero lo más sorprendente fue lo mucho que me ha gustado y enfadado a la vez saber... por que ahora si ¡no hay manera de hacerse wey!. 

Este hombre habla de nuestra manera de reaccionar e ir creando relaciones positivas que te beneficien y a otros a través de lo que hablas, de tus conversaciones y reacciones ante una plática común y corriente. ¡¡¡Identificar esto ha sido para mi una gran tortura!!!! y te voy a contar por qué... después de explicarte en lo que consisten estas conversaciones. 

Resulta que hay cuatro maneras de relacionarse con otros, de reaccionar o responder a lo que alguien te platica en el día a día... y ahí te van: 
















1. PASIVO - DESTRUCTIVA
Reaccionar de forma pasiva ante lo que te platican (sin darle importancia) y a la vez hacerlo de manera negativa o con desaprobación...

¿Qué ejemplos hay de esto?... Ignorar a alguien, "¿Qué hay de cenar?" y que la respuesta sea no decir nada. "¿Qué padre está tu blusa?" y responder "¿Tu crees?" esas platicas que te dejan con la sensación de que no te hicieron caso...  "Hoy tuve un día terrible" y de repente no hay respuesta, ni validación a lo que acabas de decir, no hay reconocimiento, la emoción es neutral y a veces hasta te dan la espalda... Ahora, una respuesta muy usual es que el otro voltee a revisar su whats app ignorándote.

Me queda claro que no pido ser el eje central de la vida de otros, pero... un poquito de atención cae bastante bien ¿no?... Esto yo se lo achaco a muchísimos mensajes en mis grupos de Whats app, tal vez no me ignoran en persona, pero si me ignoran en un grupito, o bien, lo hago yo con singular alegría sin darme cuenta de que tal vez para otra persona es importante decirle "si te leí" ... o el famosisísimo "visto" en Facebook. 

2. PASIVO - CONSTRUCTIVA
Reaccionar de manera pasiva ante lo que te dicen, pero de manera positiva. "¡Qué padre!", respondes de una manera medio apagada, como para salir del paso... hay reconocimiento muy débil, no hay detalles, no se discute lo verdaderamente importante. Creo que todos lo hemos experimentado... esa gente que te platica y te platica ya  ti en verdad te vale dos rábanos... y asientes y sonríes y contestas cosas como "ay que buena onda"... pero en realidad, te es CERO trascendental lo que está diciendo el otro. 

Se siente feo que te lo hagan, pero cuando caes en la cuenta de que tú también lo haces es ¡aún peor! ¿Cuántas veces no dices "ORALE" , "CHIDO", "QUE BUEN PEDO" ... pero en realidad no te interesa, no repercute en tu existencia, ¡no nada de nada!


3. ACTIVO - DESTRUCTIVA
Reaccionar de forma activa ante lo que te platican, dar importancia, pero de una manera negativa y con desaprobación. Es de esos comentarios que notas que el otro quiere "hacer menos", "apachurrar" lo que acabas de decir, o son comentarios "mal vibrosos" o tal cual, destructivos. Y a veces los hacemos sin notarlo "Me voy a cambiar de trabajo" , "Orale y aunque sea ¿te van a pagar mejor?" ... ¡Hijole! ... vivimos en esos comentarios... Normalmente estos comentarios resaltan la parte negativa, no reconocen nada positivo, y avaces hasta se manifiestan con el lenguaje corporal (ceño fruncido, torcidito de boca, suspiros). 

Aquí es cuando los 20 empiezan a caer y a manera de cachetada, por que después de leer esto, si no te das cuenta de las veces que eres Activo destructivo, estás en problemas... ¡Todos lo hacemos!, sin darnos cuenta... (que es lo peor del caso). 

"Me inscribí en un Diplomado en TAL Universidad"
"¿Hasta alla?... 

¡No friegues!... el que te está contando ya se inscribió, ¿por qué quitarle sus deseos, su ánimo, sus ganas? ... ¿qué onda con nosotros?

En verdad que conforme pasa el tiempo, me doy cuenta más y más no sólo de los comentarios a mi alrededor de ese tipo, me doy cuenta de los comentarios de ese tipo que yo hago, y eso no me deja vivir tranquila pensando cuanta mala vibra puedo poder aportar a la gente que amo (sin intención), y cuanta mala vibra pueden darme los que amo (sin intención), en las cosas más babosas del mundo... 

"Hace mucho que no te escribía y me acordé de ti y hoy deseo mandarte un beso" 
"UYYYYY que milagroooooo" 

"Quiero echarme un sueñito" 
"Ahhh pero que flojo" 

"Salí temprano de trabajar" 
"Chamba de esas ¿no?"

¡NETA! .. ¿Qué nos pasa? 

4. ACTIVO - CONSTRUCTIVA 
"¡Está padrísimo!, ¿Cuándo empiezas?, ¿Y tus jefes qué tal?, ¿Estás contento? ¡WOW! me siento muy feliz por ti" La diferencia se nota, es alguien que se involucra en tu experiencia, tratas incluso de sentir lo mismo que el otro, disfrutarlo, vivirlo. Reaccionar de forma activa, enseñando emociones positivas, participando... "Hay que ir a celebrar", es de esas conversaciones en donde se nota que corre energía, entusiasmo y apoyo... escuchas ¡Felicidades! en la plática, hay reconociminto positivo, incluso cuando es una mala noticia la que te han compartido. Te miran a los ojos... ¡Que bonito se siente hablar con gente así! 

Y la pregunta del millón, ¿qué no sería padrísimo cuando el chavo del Starbucks te pregunte cómo estás lo mires a los ojos y de corazón le digas que contento, o triste, o lo qué sea?... 

Qué fácil sería la vida si fuéramos por allí creando relaciones activas-constructivas dónde verdaderamente nos interese lo que nos preguntan, lo que nos dicen, dónde cuando y preguntemos cosas sean de corazón... ¡De ahí mi gran intriga! 

Saber esto y no darse cuenta de cómo nos estamos comportando, notar los comentarios negativos a mi alrededor sin molestarme puede ser un gran reto, y a su vez, notar mis comentarios negativos sin enfadarme es todavía peor. Por que hay algo que yo sé que muchos de mis amigos, familia, compañeros, conocidos no saben. 

Y justo por eso te lo comparto hoy, por que quiero que me ayudes a notar cuando mis conversaciones no son tan sanas como yo quisiera... como cuando parece que luchamos por tener una mejor anécdota, o cuando te inscribiste a un taller / curso / diplomado y yo te digo los 200 mejores talleristas que pudieron haberte compartido algo... En realidad lo que quiero es preguntarte mil cosas que hagan que nuestra relación mejore... quiero emocionarme cuando me platicas de tu entrevista de trabajo, quiero sentir bonito cuando me presentas a tu familia y dejar de embarrar momentos que podrían ser increíbles con comentarios que no nos producen nada padre. 

Sé que tenemos mil oportunidades de hacer amigos en el día a día, pero si encaminamos nuestros comentarios a una manera positiva de vivir incluso las conversaciones en las que participamos, tal vez sea más sencillo hacer de esos amigos ... FAMILIA. 

Sabiendo esto que te comparto, no hay manera de hacerse wey y no notar cuando estamos metiendo la pata, tal vez tirando a la basura los sueños de otro, o bien, ignorándolo que alguien te tiene el suficiente cariño como para platicarte algo emocionante que le sucedió, compartirte sus emociones, o bien, sólo quiere pasar tiempo a tu lado. 

No hay manera de hacerse wey si reconoces en dónde estás metiendo la pata, no hay manera de hacerse wey si ya leiste esto y te haces consciente de lo que sale de tu boca y de tu corazón. No hay manera de hacerse wey ...