lunes, 30 de diciembre de 2013

Veinte Trece

Como todos los años me encuentro pensando y reflexionando en mi año, en cómo utilicé estos recientes 365 … Es increíble que cada año tenemos un año nuevo dónde mejorar, dónde aprender cosas nuevas… Y cosas nuevas qué agradecer.

Este año fue de especiales aprendizajes, más que de otras personas, fue sobre mi misma y sobre mi propio entorno, de admirarme realmente de todo lo que me rodea, y ver que aunque está padre el negro o el blanco… la infinita gama de oportunidades que te dan los diferentes tonos de gris también son increíbles o bien que la paleta de colores es de una enorme cantidad de colores, si prefieres verlo así.


¿Qué aprendí de estos 12 meses de 2013?

  • Tú decides que tan positiva o negativa ves la vida: Tu tienes la capacidad de decidir si estás solo en el desierto y sufres, o ves la inmensidad de las estrellas y bendices lo afortunado que eres por estar sentado sobre la blanca arena. 
  • No “tienes que” ser amigo de nadie, tu decides a quiénes quieres dentro de tu vida, sean tan cercanos como sean (familiares, compañeros de trabajo o tus actuales amigos) si tú decides que no aportan nada a mejorar lo que hoy en día haces, o lo que eres, es tú decisión alejarlos tanto como quieras. 
  • Diviértete responsablemente y cuidándote. Hay muchas formas de pasarla bien pero siempre la mejor forma será en la que cuides de lo mejor que tienes: tú mismo.  ¡Valórate! ¡Ámate! ¡Cuídate!
  • El trabajo en equipo es increíble, pero no es algo fácil… en la escuela siempre te enseñan a “hacer equipo” pero considerar los puntos de todos, integrarlos, fusionarlos y hacer algo que deje a todos felices… es más complejo que dividirse las partes para tan solo sumarlas. Aún estoy trabajando en ello, pero creo que voy en buen camino. Tengo a la gente más increíble dentro de mi equipo y tienen una inmensa paciencia para enseñarme.
  • La gente apasionada logra cosas inigualables. Si a través de tu mirada se nota el amor que tienes por algo, y ese mismo “no se qué” lo notas en otros al hablar de eso que tú amas… ¡ÚNANSE!... no será fácil en definitiva, pero lograrán cosas mejores a las que han soñado.
  • Aprende de todos. Puede que no estés de acuerdo… pero aprende. (¿Quién está de acuerdo con Hitler?... sin embargo algo aprendiste de conocerlo ¿no?) No tienes idea de las cosas fantásticas que puedes conocer dándote la oportunidad de escuchar diferentes puntos de vista.
  • Hay más gente apasionada por crear un mundo mejor a través de diferentes causas. Estoy completamente convencida de que alguna de esas causas puede ser afin a lo que tu crees, a tus valores, a lo que te mueve y a lo que ves en el mundo que podemos corregir ¡Únete a esa causa! Créeme, es increíble hacer la diferencia.

  • Cuando crees en algo, cuando ese algo te mueve, cuando confías en una causa jamás debe detenerte “no tener dinero”, cuando estás realmente convencido de que estás haciendo lo correcto, que eso es lo que te hará sonreír, los recursos aparecen (no aparecen por obra de magia). Si el dinero es más importante que tu causa… ¡OLVIDALO!
  • Por mucho que ames o quieras a alguien, que quieras apoyarlo a crecer, darle lo mejor de ti, esa persona puede que no lo vea de la misma manera que tu .  Tú siempre ante pon el amor, los buenos deseos y no tomes personal que esa persona no vea las cosas con los mismos lentes que traes puestos.
  • El enamoramiento son las maripositas que sientes, los deseos insaciables de estar con una persona, sonrojarse con un cumplido… el amor es cómo haces para que esas sensaciones maravillosas se mantengan vigentes a pesar del tiempo y la distancia.
  • La congruencia es algo en lo que debemos trabajar todos los días: te la exiges a ti mismo, JAMÁS puedes exigirla a otros, la mides en ti, jamás sabrás si otros están actuando congruentemente  (porque no sabes la mágica combinación: que hacen, que sienten, que piensan)
  • Acepta la retroalimentación, agradece que te digan lo que estás haciendo mal… pocos tienen el valor de hacerlo y es digno de admirarse.  Agradece saber que hay muchas cosas que los demás consideran que puedes hacer mucho mejor. Y atesora con humildad los comentarios de las cosas que debes continuar haciendo así.


Creo que ha sido un año maravilloso, con gente con la paciencia suficiente para enseñarme todas estas cositas con sus gestos más amorosos o con sus más hirientes palabras. Esta es la manera en la que aprendo y atesoro esta lista de 12 cosas nuevas en mi vida. En esto se convirtió el mi 2013.

Como todos los años tengo que agradecer estas lecciones a la gente maravillosa que me rodea y marca mi diario: Jorge que ufff, como le aprendo todos los días, lo admiro, lo amo y las risas que me saben mas ricas son las que son a su lado. Mi hermana que a la distancia la admiro en cada segundo por estar trabajando esta ardua labor de encontrar lo más increíble de ella, y que puedo decir de mis hermanas putativas: Annie y Val… que se sienten tan cerquita que no veo los kilómetros que nos dividen. Mi mamá que no sólo es la mujer más trabajadora que conozco, también es mi inspiración. La abuelita que es la perseverancia a cada paso que da. Mi papá que es el mero ejemplo de la compasión combinado con la buena onda y la alegría!... Mi gran ejercito de tíos, primos, la familia de Jor y ahora sobrinos consejeros, amigos y fuentes de aprendizaje.  El equipo de ensueño con el que cuento en Risaterapia, amigos entrañables dispuestos a hacerme ver mis errores y festejar a brincos nuestros triunfos… (sus abrazos son lo mejor que hay en este planeta!!!!). Todos mis excelentes amigos adorados que me echan porras, me regañan, me regresan a la realidad como Moi, o me hacen despejar la mente y pensar en lo hermosa que es la vida, mis roomies que han hecho de esto de “vivir sola” una experiencia padrísima.

Gracias a todos por hacer de mi 2013 uno de los años más maravillosos que he tenido, gracias por las pláticas, gracias por tanto amor, gracias por hacerme ver que las lágrimas compartidas saben mejor, que las risas en coro suenan más lindas, y por hacer de mi año un año lleno de momentos retadores para el 2014…

jueves, 19 de diciembre de 2013

Gratitud

Ayer una gran amiga detonó en mi una serie de pensamientos sobre la importancia de la gratitud, no sólo en la vida personal también en lo profesional, con tu pareja, con tus amigos. Y pensé en lo relevante que es llevar una vida llena de agradecimientos por todo lo que recibes diariamente de otros o bien, de tu entorno.  

Buscar la gratitud es muy diferente a sentirte en deuda. La gratitud viene más desde el corazón, desde lo más profundo de tu ser, es esa emoción hermosa que sientes desde las mariposas del estómago y que deseas compartir con otros en pensamiento, en acciones o en palabras. Y  no necesariamente debes sentir esa sensación por una persona que te hizo un favor, o que te ayudó, o que hizo algo bueno por ti… también puedes sentir gratitud por  un acontecimiento, por el clima, por un paisaje, por escuchar a alguien reír, por que alguien ha compartido lagrimas sinceras a tu lado, por sentir un abrazo de esos que te sacan los suspiros más ricos,  por que tu andar por esta vida ha sido una experiencia inigualable, porque gracias a algún problema creciste y aprendiste.  


"La gratitud por la abundancia que se ha recibido
es la mejor garantía de que la abundancia
va a continuar"  Mahoma
Aquí es dónde viene esas bonitas anécdotas de “si no hubiera pasado así, entonces, esto no hubiera sucedido así” siendo tan positivo o tan negativo como fuera.  Agradece lo bueno y lo malo que pasa en tu vida, ya que por esto eres quien eres el día de hoy.

La gente agradecida es gente mucho más feliz y más satisfecha con su entorno, con su vida en todos los aspectos, se acepta y su autoestima es considerablemente mayor. La gente agradecida tiene mayor control de las circunstancias, de sus propósitos  y manejan mucho mejor las situaciones (buenas o malas) que se les presentan. Es una manera efectiva de tener un mejor control de la mente ya que se enfocan siempre en mejorar su calidad de vida ya que con el paso del tiempo, notan considerablemente las consecuencias de lo que viven.





“La gratitud no es sólo la más grandes de las virtudes,
sino la madre de todas las demás” Cicerón.
Te recomiendo llevar un diario de gratitud, una recomendación es hacerlo en un albúm de fotos de Facebook (eso hará que el año que entra te recuerde las cosas por las que te sentiste agradecido) , puedes hacerlo en una agenda, puedes hacerlo en un cuaderno, en un Word, ¡no importa cómo!, lo importante es que sea un espacio dónde tienes que agradecer diariamente lo mejor de tu día, puede ser un paisaje, puede ser una discusión, puede ser algo que te haya hecho sonreír, puede ser lo mucho que atesoras una gran amistad; hacer esto por varios meses, o incluso como un hábito, puede hacerte más consciente de tus actos, de tus palabras y de tus pensamientos, de cómo afrontas tu existencia y te hace pensar en que por muy pinche que haya sido tu día, siempre hay algo importante en cada uno de estos días de lo que puedes sentirte muy agradecido.

Gracias por leerme, gracias por apoyarme con acciones tan pequeñitas como esta a crear un mundo en el cuál se pueda creer y sentirse pleno.  ¡Gracias desde las mariposas de mi estómago!