viernes, 14 de diciembre de 2012

Magia

Es sorprendente como da vueltas la vida, y como un año estamos comenzándolo en un traje sastre, rodeados de altos ejecutivos, rodeados de lujos, glamour, y falsas sonrisas y al año siguiente estamos en nuestras peores fachas, sin peinar siquiera, sin maquillar, rodeado de la gente que hace de éste un lugar mejor, sentado en el piso de un departamento muy pequeño en la colonia Roma y con las carcajadas más sinceras, en dónde no hace falta si quiera musicalizar el ambiente, no hace falta hablar para evitar silencios que sorprendentemente suelen ser muy cómodos cuando miras a los ojos al otro y te sientes en paz con la gente que te rodea. 

Tengo mucho que agradecer al 2012, que me ha traído grandes sorpresas, infinitas sonrisas y toda la ilusión que de pronto es complicado encontrar en la cotidianidad. Tengo que agradecer haber tenido un año lleno de reflexiones, de cambios, de aprendizajes que han llenado mi vida de satisfacciones como por obra de magia sin haberlo siquiera pedido o buscado. 

Sorprendentemente mi año empezó movido, paseos llenos de confidencias, despedidas de amigos entrañables, reflexiones modificadores de actitudes, introspecciones, el budismo como método de conquista, un Goofy añorado, la incesante búsqueda de encontrar el lugar en dónde estuviera feliz. 

De pronto descubrí que no hace falta ser iguales para poder compartir tu tiempo, tu espacio y tu ser, que mientras más diferentes seas de una pareja (o bien, dispareja), más aprendes, más compartes y más te enamoras. ¡Apareció un Jorge! (OJO: el budismo, la cocina y la terapia de la risa funcionan como método de conquista) un Jorge que a pesar de tener una torre de papeles en la oficina para firmar, de tener un evento en puerta, tener presión todos los días estaba conmigo al pie del cañón, buenas y malas aún sin entender mis locuras, mis ganas de bailar al salir del cine, mis miedos y traumas aún sin sentido aparente. 

Jamás me vi haciendo muchas cosas que con el me atrevo a hacer:  ver opera de Shanghai con subtítulos en inglés en un auditorio mexicano, estar dentro de una cueva totalmente obscura más de 8 horas, aventarme a tener un nuevo empleo, comer en restaurantes "pipirisnais", volar en un globo aerostático, recibir un picnic a la oficina, remar un kayak en la noche con el cielo más estrellado que he visto, comer chapulines y puedo estar segura que el tampoco se vio subiéndose a las montañas rusas más intrépidas, ni yendo a marchas zombies, o a tantas bodas en tan poco tiempo. 


Me conquistó su manera de luchar por lo que quiere, su amor y entrega a cada cosa que hace, su infinita paciencia, su ética, su forma de ver la vida tan responsablemente y tan llena de estructura y formas que al final llegan y aterrizan en lo mismo que para mi es importante: ser feliz. Me enamoré de sus incesables detalles en cada acción que hace, me enamoré de su familia y la unión enorme que tienen, me enamoré y apasioné de su trabajo, de su sonriente, creativo e inteligente Dr. Tau y de que a diario está consciente de que quiere verme sonreír. 


Estoy aprendiendo que al igual que vivo inmensamente feliz, tengo que ser inmensamente paciente para que eso suceda, y tolerante, y respetuosa, y creativa y un millar de cosas más, pero que estoy cien por ciento convencida de que vale la pena cualquier esfuerzo que hagamos juntos, porque es muy gratificante ser una pareja, sentir su apoyo, sentir su compañía y sentir su amor a diario. ¡Gracias 2012 por darme un Jorge! 

Además de este extraordinario personaje al que estoy agradecida porque cambió mucho mi perspectiva y dinámica, llegó de pronto una sorpresa de nariz roja, con enormes sonrisas, con chispita en los ojos, y con un inmenso amor para dar... Conocí a seis personajes completamente deschabetados, completamente diferentes, completamente entusiasmados con cambiar el mundo, "renovar la certeza de estar creando un mundo mejor" le llamaban, que querían hablar conmigo poniéndome las preguntas más retadoras y más apasionantes que he escuchado.  


Creo que en un principio yo no estaba segura de la decisión que estaba tomando, no sabía si era real, si era una oportunidad buena o era la peor ocurrencia que había tenido (y lo peor, apoyada por 6 payasos y un Jorge).  Tiempo atrás encontré que si hay alguna meta que quiero cumplir es la de cambiar el mundo a carcajadas ¿cómo? a través del ejemplo, a través de compartir, a través de soñar, y estos 6 chiflados estaban poniéndome en bandeja de plata, con nariz roja, esa gran oportunidad. 


De repente, las palabras que yo misma repetía se volvieron realidad "si yo pudiera ser Médico de la Risa como trabajo y estar en una empresa como hobbie, lo haría"... ¡KATAPLUM! Concedido... tengo en mis manos la responsabilidad de servir a los servidores más alegres, más energizados, mas admirables que conozco, que ofrecen su tiempo libre a amar, a detectar sonrisas, a apoyarte en una situación difícil. Hoy tengo la oportunidad de dar lo mejor de mi, lo mejor de mi experiencia, lo mejor de mis estudios, lo mejor de mis habilidades personales de "periquita" (como bien diría mi mamá) a crear una mejor sociedad, a impulsar las grandes ideas, a expandir la cooperación, a promover que la felicidad y el buen humor son garantía para una vida saludable o bien, para una pronta recuperación, para cambiar el mundo a carcajadas. 

El acontecimiento hizo que ocho meses pasaran como si fueran dos. Es impresionante como el trabajo deja de ser trabajo cuando es algo que amas, que te apasiona, que es tu mismo objetivo de vida y es lo que te gusta promover en los demás. No se trata de ser una sonrisa en dos patas por doquier, se trata de ser tú y entender que nada es tan grave como para sacrificar tu bienestar, que es válido llorar, enojarse, reír, frustrase... todo eso resulta  de ser un ser humano (¿y te digo un secreto? algunas veces los demás no entienden que lo eres) pero siempre siendo tu, y siempre buscando el lado positivo. 

Debo agradecer al 2012 esta hermosa oportunidad para servir a las personas que más admiro, debo agradecer por estar contribuyendo a tener una mejor sociedad, un país habitable donde no sólo hay balas, también hay amor, también hay narices rojas, abrazos, besos, esperanza, mucha risa, dónde los hospitales dejaron de ser zonas terroríficas para convertirse en zonas de alegría, debo agradecer estar aprendiendo diario algo nuevo: de mis 6 excéntricos retadores, de mis 4 apoyos y amigos, de cada Médicos de la Risa que conozco, de cada empresa, de cada proveedor, de cada donador... en sí, cada persona que se me acerca para platicar y contarme su forma de pensar, de ser y de vivir;  he aprendido más en 8 meses aquí que en muchos años de mi vida. 

¿Lo más importante, especial y mágico de mi 2012? Que no estoy sola y jamás lo he estado, seres hermosos se preocupan por mi, por mi pasión, por mi amor al arte... me echan porras desde los palcos VIP,  me aconsejan, me escuchan, me guían: ¡Mi familia! (amigos, novio... ustedes entran allí)  Si estoy de malas, cansada, feliz están al pie del cañón, si quiero desahogarme en un mail eterno están allí para leer mis doscientas setenta líneas, me llaman 1 hora diaria por teléfono, me dan chocolates si tuve un día difícil, me hacen de cenar cuando estoy harta del tráfico... son quienes hacen que luche,  que si meto la pata me dicen: no pasa nada, que si llamo y digo: ¿me puedo quejar? me dicen: ¡ECHALE!... 

Mucho de la magia de mi 2012 radica en estos seres irreales, especiales, maravillosos... que me recuerdan constantemente las cosas importantes para mi, que hacen que no pierda el hilo, la cordura, la paciencia, el amor, la perseverancia, gente impresionantemente luchona que me ha ayudado a ser quien soy el día de hoy, y a que hoy esté donde estoy. ¿Aún dudas que fuera un 2012 lleno de magia?


¿Qué pasará en 2013? Seguramente habrá más magia, seguramente habrán más sonrisas, más experiencias increíbles que hagan que nuestra vida siga cambiando y creciendo, seguramente no terminará igual que este, tal vez el escenario del pequeño departamento en la Roma cambie, pero estoy completamente convencida de que lo que no quiero que cambie es esa enorme satisfacción de estar haciendo lo que me gusta hacer a favor de un mundo mejor, que no termine nunca de aprender cosas nuevas, de conocer nuevas personas, de descubrir que en cada persona hay una historia fascinante y alguien de quien puedo apoyarme cuando haga falta. De servir a otros con lo mejor de mi. 

Gracias 2012 por la magia 
Te espero con entusiasmo 2013