viernes, 31 de mayo de 2019

Dimes y Diretes

“Dicen que te cae mal porque vieron que en una fiesta le pusiste mala cara”... 


Resultado de imagen para chismes
Casi siempre los chismes son historias creadas en nuestras mentes con la intención de perjudicar a alguien. La mayor parte del tiempo, una persona tiene una parte de una historia y alguna otra tiene el resto, sin embargo, es muy complicado llegar a la verdad absoluta porque siempre son interpretaciones de una persona sobre la realidad y conforme pasa el tiempo, la gente saca sus propias conclusiones y se vuelven versiones exageradas y poco objetivas.


Un chisme puede destruir la calidad de vida de una persona muy rápidamente porque se expanden a grandes velocidades y son difíciles de controlar, además de ser un reflejo del autoestima de las personas y al propagarlos tú pierdes respeto, autoridad, credibilidad y puedes crecer el número de tus enemistades.


Recuerda que con el poder de tus palabras vas construyendo tu propio mundo. ¡Sé positivo y rodéate de gente padre!


Lamentablemente, personas inocentes son las que suelen ser las que viven las consecuencias de todas esas palabras.  En el particular caso de “le pusiste una mala cara” la consecuencia ha sido: ahora no te invitan a sus fiestas, prefiere evitarte, creen que puede ocasionar un problema con su pareja… la realidad:  nadie investigó si era verdad o producto de su imaginación.


Hay formas de detener los chismes para no atentar contra tu reputación y quiero compartirlas:


  1. No creas todo lo que te dicen, lo que te cuentan es simplemente el punto de vista de alguien, siempre hay otro lado de la historia y valdría la pena que si es importante para ti la escuches antes de tomar una decisión.


  1. Si consideras que es verdaderamente importante reúne hechos, no opiniones… Todos somos muy buenos para interpretar la realidad, pero “tener una mala cara” es síntoma de muchas cosas: una dolencia, un malestar, temas ajenos como la preocupación por un familiar.


  1. Ten la confianza de acercarte a la persona de la que están hablando y preguntarle directamente si lo que dicen es verdad. ¡Acércate!  “¿En verdad te cae mal?”


  1. Asume siempre lo mejor de las personas, si escuchas algo malo de alguien imagina por qué lo harías tú de esa manera, no pienses en cosas malévolas piensa en razones más allá de la maldad.


  1. No tienes porqué contarle tú a los demás algo malo que escuchaste sobre alguien. Evita seguir pasando la voz.


  1. Confronta a la gente que habla mal de otros: “Lo que me estás diciendo es destructivo, creo que no deberías continuar ese rumor”. Eso hará que la gente no se acerque a ti para decirte cosas negativas de otros.


  1. No pierdas tu tiempo en palabras inútiles. Va a tomarte mucho tiempo escuchar historias que probablemente sean verdad y probablemente sean mentira.¡Ocupa tu tiempo en algo que en verdad te haga ganar!


  1. Las personas que propagan chismes es porque piensan ser mejores, o que no se van a equivocar nunca. Momentáneamente los chismes hacen sentir superior a quien los cuentan. Pero… ¿te gustaría ser ese tipo de persona?


Practica el triple filtro de Sócrates:
  • Identifica la verdad: ¿Es cierta la información?
  • Identifica la bondad: ¿Es algo bueno lo que me vas a decir?
  • Identifica la utilidad: ¿Me va a ser útil?


Si no cumple con al menos uno ¿para qué escucharlo?


Finalmente, si es de ti quien hablan, siéntete orgulloso y no lo tomes personal, alguien está más al pendiente de tu vida, tu historia, tus acciones que de su propia vida. Siente inmensa compasión por esas personas por todo lo que te cuento, ya algún día aprenderán a trabajar su autoestima y a construir recuerdos basados en bienestar.

Conoce el artículo publicado en Mujercita México



lunes, 15 de abril de 2019

Yo tengo la razón


Resultado de imagen para ego


¡Qué cabrón es el ego! Y lo más cabrón de todo es que pocas veces nos damos cuenta de la gran cantidad de trampas que nos pone y lo mucho que podemos necear con él. Debo confesarte que el ego y yo convivimos en una guerra constante... y lo noto con cualquier cantidad de cosas: "Raquel, eso no se dice así", "esa canción no la cantaba Queen", reconocer que me equivoco me cuesta muchísimo trabajo, aceptar que otro tiene razón me cuesta, aceptar que hay mil formas de hacer las cosas y que tal vez la mía no sea la correcta me pesa muchísimo... ¡Ahora que vivo en pareja me doy mas cuenta! por qué es un espacio de equidad, donde por mi "puesto" no tengo que tener la última palabra. Y cada vez más, mi ego y yo estamos aprendiendo a convivir eligiendo porqué necear y porqué no necear.  

Si no te has puesto a pensar, el ego te aleja de la felicidad... porque es tu ser insatisfecho, miedoso, vengativo, necio, apegado que no te deja hacer cosas y fluir para lograr lo que quieres, o para estar en pareja, o para tener un bonito equipo de trabajo o para convivir con tus amigos ... ¡para lo que sea! el ego se mete a tu vida sin que te des cuenta de lo mucho que puede joder. 

Freud dice que el ego todos los días se levanta a negociar estándares sociales, Eckhart Tolle dice que es la autoconciencia insana; Fischman dice que el tamaño del ego de una persona se puede medir en la forma en la que maneja los errores que los demás cometen. (¡Justo! ¿ubicas a aquellos que no perdonan un error?) Jodorovsky dice que hay que aprender a domar el ego. Noumaan Ali dice que si alguien te corrige y te sientes ofendido tienes un problema de ego... y así podría seguir. 

El Dalai Lama dice que la humildad es un ejercicio diario, y yo complemento  es un ejercicio diario contra el ego.

Monje: ¿Qué haces muchacho? 
Estudiante: Estoy buscando un libro de humildad
Monje: ¡Qué coincidencia! yo escribí el mejor. 

¿Cómo vencer el ego? 

A veces, mi ego me hace pensar que como leo mucho sé más... pero la vida me pone en situaciones para demostrarme que hay mucha gente que sabe mucho más que yo y no gusta de leer nada. A veces, mi ego me hace pensar que sé menos o que puedo hacer menos que gente que tiene mucha experiencia en algo... Lo que quiero decirte es: No eres inferior ni superior... ¡Eres diferente! tienes una historia distinta, experiencia distinta, valores distintos... y si en tu mente está que eres menos... ¡Te enfermas, te limitas! y si piensas que eres más te inflas, y pierdes el piso... 

Si me sigues y lees sabes que me gusta mucho poner publicaciones en Redes Sociales que fomenten que sea una verdadera red social... donde interactuamos y en verdad buscamos la cooperación de todos... Cuando no recibo likes, cuando mi publicación no ha sido vista, mi familia, pareja o amigos no han comentado, ni dado like mi ego me empieza a jugar malas pasadas: no gustó, ya aburriste, que flojera; ¡UF! paso un rato pensando que es feo no tener su "aprobación". La realidad es que es todo un reto volver al piso y preguntarme ¿porqué lo hago? para que lo apruebe la gente que amo o por qué en realidad es algo que propicia la interacción social... y a veces pega y otras veces no ... cuida no obsesionarte con la aceptación. 

Yo creo que es por ello que muchas relaciones de pareja truenan, porque a veces por el poco reconocimiento que sienten en pareja el otro se ve en necesidad de buscar "coquetear" con alguien... no encuentro aprobación en ti, (porque estás en el celular, porque estás muy ocupada, porque estás en un humor distinto al mío, por la razón que quieras que el otro no se sienta aceptado o reconocido) entonces mando una selfie, un mensajito, un cariñito, un coqueteo o juego de "seducción" a alguien más que si pueda responderme en el momento en el que necesito ser aceptado. El problema es cuando esa necesidad de aceptación o reconocimiento transgrede los acuerdos hechos en pareja. 

Muchas veces pienso que me gustaría viajar más, quiero conocer Noruega, muero de ganas por estar en Bolivia, ¡qué gran sueño sería ir a Turquía!, un crucero en Alaska, pasear en Brasil, conocer Italia, volver a Asia y estar en Indonesia!... veo todo lo que quiero viajar y mi ego me hiere... porque no cuento con los recursos económicos suficientes para hacerlo a la velocidad que quiero... ¡En vez de pensar en lo que aún no tengo, debo concentrarme y agradecer todo lo que sí tengo! Este fin de semana fui a Aculco con Leo y fue maravilloso, y hace quince días fuimos de aniversario a Cuetzalan... Vivimos en un mundo donde "carencia" está tatuado en la sociedad... ¡nadie tiene dinero! ¡nadie tiene tiempo! y ¿qué crees? no lo vas a tener... ¡Tienes que reunirlo! El ego te recordará todo lo que no tienes, todo lo que deseas... 

Platico mucho con Leo de mis amigos, mis compañeros de trabajo, mi familia, y suelo platicarle conflictos, o cosas que suceden ... casi siempre mis frases son "lo que yo haría en su lugar es..." a lo que él muy sabiamente responde: "pero tú no eres él" ... ¡Se olvida! parece que no, pero se olvida mucho. ¡Deja de creer que los demás tienen que actuar como tú quieres! Lo que tú harías no es lo que haríamos todos... y hoy tengo compañeros de trabajo que me dicen con mucha facilidad lo que yo debería hacer... "despídelo", "no lo peles", "para qué le respondes", "está siendo grosero, contesta" ...pero la realidad es que mi reacción es otra, que en mi historia, en mi experiencia, en mis valores funciona mejor. Pero todos somos los juicios que nos hemos hecho, todos somos nuestra historia y todos somos diferentes. 

¡Amo tener la razón! ¡Me encanta! ¡Me fascina! ¡Lo disfruto! no hay nada más rico y sabroso para mi que tener la razón... ¡TRAMPOTA del EGO! ... jajajaja la peor de todas... y cómo cuesta trabajo no tenerla, cómo me duele cuando no lo logro, tras una "discusión" acalorada de necedad, ego y autoestima alto... buscar en Google y ¡¡¡¡¡NO TENER LA RAZÓN!!!!! Eso sí duele, cala, humilla ... ufffff... mi ego sin quererse rendir y además soltando respuestas hirientes, soberbias y engreídas. 

Creo que por eso ahora "procuro" que cuando la otra persona no tiene la razón intento ser lo más discreta posible. Hace unos meses, hablaba con un amigo de una canción ... yo sabía que la rola era dedicada a su hija, la cuál perdió en un accidente... él decía que la rola era para su pareja... después de mucha necedad, la conversación acabó en un argumento como "yo lo escuché de él" a lo cuál, no pude decir nada y acepté mi derrota... (Con el ardor que corresponde). Hace unos meses, escuché en radio una entrevista con el cantautor diciendo que la canción, efectivamente, era para la hija accidentada, pero que mucha gente cree que es una canción de desamor... ¡Me glorifiqué en mi propio ego! jajaja pero no tuve el valor de decirle a mi amigo que lo escuché... ¡a mi ego le dio hueva! ¡Finalmente pude dominar mi ego! 

En otra ocasión, una persona con la que hago consultoría  y yo neceabamos sobre un logotipo y la mejor manera de difundir la idea a la gente para darlo a conocer... esta persona terminó su postura diciendo "es mi empresa y lamentablemente para ti yo decido que se hace te guste o no". En un inicio, me molesté mucho (principalmente por la carencia de argumentos ante una labor en equipo), pero... después dije: efectivamente es su proyecto, su ego está hablando en su nombre, tiene necesidad de poder y mi ego no puede pelearse con el suyo... por lo que decidí "domar a mi ego" ceder y seguir trabajando en equipo en lo que me corresponde habiendo dicho mi opinión. 

El ego debe ser un aliado humilde, sabio y centrado, habrán veces que te impulse a hacer mejores cosas porque sabes que puedes hacer mejores cosas... y a veces te enseñará a callar cuando puedes sonar soberbio y petulante cuando no te conviene serlo.  El ego es un "compa" que debe aprender a hablar cuando sea necesario, a poner límites cuando haga falta, a poner las reglas claras... pero también debe aprender que en ocasiones es mucho más funcional la modestia, la humildad y la moderación para no caer en juegos absurdos. 





domingo, 10 de marzo de 2019

Si todos nos tratáramos como hermanos, en todos lados nos sentiríamos en familia.

Resultado de imagen para familia


Ultimamente he estado dando vueltas, muchas vueltas a la palabra "Familia". 

Wikipedia dice: 

La familia es un grupo de personas formado por individuos unidos, primordialmente, por relaciones de filiación o de pareja.

La etimología dice: 

El término familia procede del latín famīlia, "grupo de siervos y esclavos patrimonio del jefe de la gens"

Mis amigos dicen: 

"Familia es amor, alegría y contención", "Ohana", "la base de la sociedad", "todo", "complemento", "´ta bien alejarse si no le hace bien a tu corazoncito", "momentos" , "origen", "lo más importante", "aun que no seamos sangre llegamos a querernos, cuidarnos, procurarnos, abrazarnos con el alma como una familia, una familia feliz" , "aprendizaje cuando se es excluido o incomprendido y entendimiento cuando uno vibra en otra frecuencia diferente a la de la familia", "amor, paz y tolerancia", "sinergia", "la que te ama", "lo máximo", "única", "el motor más grande que te impulsa a lograr lo que quieras". 

Creo que sigo en el aprendizaje de qué es familia... (o sea este post no te dará una sola respuesta de nada!) 

Hay días que pienso que familia es pareja, hay días que pienso que familia es amigos, hay días que pienso que familia es sangre, hay días que pienso familia es papá, mamá, hermana, sobrino, y cuñado... hay días que pienso que familia es mi pareja y su amorosa familia + la mía, hay días que pienso que tíos, tías, primos, tíos abuelos...  

Creo que hace algunos años, en mi infancia, familia era Navidad, Vacaciones, Bodas, Bautizos, Primeras comuniones ¡FIESTAS!... ¡un montón de gente sonriendo! mis papás presentándome personas ... diciéndome con quién jugar cuando se extendía a más que la gente que yo conocía. "¿Te acuerdas de tu tía Mary?... ¿Te acuerdas de tío Pancho?, ¿te acuerdas de la tía Peggy?... ¿No?... te cargaron de chiquita" ¡Eramos un montón!   ¡Familia eran todos los que mis papás decían que eran familia! 

Mas adelante, familia era vernos todos los domingos en casa de cualquiera de mis abuelas  para hablar del próximo sexenio en la mesa mientras comíamos, era jugar juegos de mesa con mis primos o que los grandes nos enseñaran a jugar dominó. Familia era salir con mis primos y sus amigos o con mis amigos y mis primos. ¡Familia era la regañiza de mi mamá por irnos a una fiesta sin permiso que había valido la pena totalmente! Familia era convencer a mis papás de dejarme salir con mis primos y sus amigos. ¡Familia eran mis primos hermanos y mis tíos!

Pasó el tiempo y mi familia nuclear (papá, mamá, hermana y yo) tuvimos la crisis de una separación... todo se puso un poco caótico en un inicio, mi hermana y yo escuchábamos mucho de todos, opiniones, juicios, propuestas, consejos e ideas.  Ahí fue cuando familia se convirtió en amigos, esos que saben que no pueden esperar hasta el domingo para llamarte, para irte a ver, para abrazarte. Esos que pueden estar ahí sin decirte nada, solo están... con un mensaje, con una llamada, con una borrachera, esos que aguantan vara aunque contestes feo o los mandes al demonio por que no andas de humor... ¡Familia eran amigos! 

Hay días que pienso que familia es llegar a casa y preparar la cena mientras veo una serie con Leo. Creo que es abrazarlo y decirle "no puedo más de cansancio", pienso que familia es estar de la mano viendo tele, o tomar carretera para ir a pasear, pienso que familia es la paz que me provoca mi hogar, compartir con su mamá o con su hermana o verlo compartir con mis papás, Patri y mi cuñado. ¡Familia es hogar! 

La semana pasada fui a una comida familiar, de esas, como cuando era chica, cuando "todos somos familia" (los primos hermanos de mi mamá y su descendencia), y justo reafirmé esto.  Familia es quienes se esfuerzan por ser familia con una comida anual para no perder contacto, familia es volverse a preguntar "¿y tú quien eres, a qué te dedicas?"  

Creo que lo único que tienen en común todas, es la constancia de convivir, de cuidarse y respetarse, de amarse aún en la distancia...

Familia es el mensajito que te llega que dice "Te extraño", Familia es la llamada que dice "cómo has estado chaparra", Familia es perdóname por alejarme, Familia es quien tú decides que sea familia, pero es con quien decides compartir. Familia es preparar un tecito, llamar para felicitar por los logros y cumpleaños, preguntar más, saber más. Familia es quien sin ser sangre, te invita a celebrar sus bodas de oro porque quiere que seas parte de ello. Familia es respetar que hay momentos en donde es bueno alejarse un poquito para disfrutar o superar otro momento importante. ¡Familia es quién entiende que no necesitas hablar diario, todos los domingos, o las vacaciones y Navidades para saber que ahí sigues! 

 Por eso mis papás y Sandy siempre han estado ahí... aún en momentos difíciles. 

Si todos nos tratáramos como hermanos, en todos lados nos sentiríamos en familia.  


lunes, 28 de enero de 2019

Asumir es la madre del desmadre










Resultado de imagen para assumptions

  1. ... Supongo que le dio flojera venir, supongo que no le gusto o no soy su tipo, supongo que no quiere una relación estable, supongo que no entiende bien, supongo que sus intenciones son malas, supongo que no conoce bien la historia, supongo que no le llegó mi mensaje, supongo que se le hizo tarde, supongo que no puede, supongo que tenía cosas más importantes que hacer, supongo que tengo la razón, ¡supongo! ¡supongo!  ¡supongo!...







He estado reflexionando en todos los problemas que me meto por andar asumiendo cosas, laborales, con mis amigos, con mi novio, con mi familia... y con esto, sólo puedo ir a la frase que repetía constantemente un amigo "Asumir es la madre del desmadre".  "Creo que mi mamá sabe que nos vemos en mi casa", "creo que entienden en la oficina cómo necesito las cosas ¡Total! hemos trabajado juntos por años". 

¡Queremos saber en dónde estamos parados! es una necesidad humana importante, queremos sentirnos emocionalmente seguros pero no nos hemos dado cuenta lo mucho que puede dañarnos estar asumiendo con base en lo que suponemos. ¡Claro! la razón es no ser vulnerables. Y lo peor de todo es que todas estas suposiciones las tomamos como verdaderas, nos desconectan del mundo y nos quitan poder. 

- Deja de pensar que tienes la razón 
- Deja de pensar que eres quién más sabe. 
- Deja de pensar que está buscando venganza. 
- Deja de pensar que eres quien mejor recuerda cómo pasaron las cosas. 
- Deja de creer que sabes qué es lo mejor (para ti, para nosotros, para ustedes, para ellos). 
- Deja de pensar que quiere hacerte sentir culpable. 
- Deja de creer que no eres una prioridad. 
- Deja de creer que no le interesa lo que necesitas o quieres. 
- Deja de pensar que no puedes con ello. 
- Deja de pensar que si lo dice tu amigo debe ser verdad.
- Deja de sugerir a otros como deben ser. 
- Deja de pensar que te quiere hacer quedar mal ante los demás. 
- Deja de creer que sabes "cómo va la cosa".
- Deja de creer que solo quiere tener la razón. 
- Deja de creer que sabes lo que voy a decir. 
- Deja de creer que quieren alejarse de ti. 
- Deja de creer que sabes cómo me siento. 
- Deja de pensar que están excluyéndote. 
- Deja de pensar que quieren hacerte la vida difícil.
- Deja de creer que quiere salirse con la suya.
- Deja de pensar que sabes lo que yo tengo que hacer. 
- Deja de creer que no eres lo suficiente para tu pareja
- Deja de pensar que la otra persona sabe "exactamente" lo que quisiste decir. 
- Deja de creer que eres mejor que otros haciendo algo. 
- Deja de pensar que tu forma es la mejor. 
- Deja esa convicción de que si lo hacemos así saldrá mal.
- Deja de querer todo el poder. 
- Deja de pensar que no se preocupa por ti. 
- Deja de pensar que por repetir muchas veces las cosas los demás te entienden. 
- Deja de creer que los demás están evadiendo sus responsabilidades.
- Deja de pensar que quieren lastimarte.
- Deja de pensar que quiere demostrar que es mejor que tú. 
- Deja de pensar que no le importas.
- Deja de pensar que te expresas con claridad. 
- Deja de creer que no existe la forma en la que se pueda lograr.
- Deja de pensar que la vida se ha ensañado contigo. 
- Deja de creer que prefiere estar con alguien que no eres tú. 


¡Comparte! ¿qué pasa si asumes que eres quien más sabe?, ¿qué pasa si asumes que eres quien menos sabe? ¿qué no recuerdas? ¿que tú no eres quién tiene el poder? Si sigues aferrándote a tener la razón vas a pagar muy caras consecuencias que después no serán tan fructíferas.  Piensa en estas parejas que llevan años juntos y cuentan una anécdota "Nooo, así no fue, fue así" ¿existe la posibilidad de que tenga razón? ¿existe la posibilidad de que la respuesta pueda ser "ah, yo no lo recordaba así, yo lo recuerdo así". 

¡Pregunta! ¿no tienes curiosidad de saber las intenciones de los demás cuando dicen o hacen algo?, no tienes ganas de saber ¿qué pasó en su historia personal que reacciona de esa manera? ¿no quieres saber que en realidad NO SE TRATA DE TI?: "¿porqué dejaste de hablarme?" "¿qué pasó que no lograste llegar?" "¿porqué no fuiste?" ¿"si te gustaba"? "¿cuál fue tu intención al hacerlo de esta manera?" piensa que todos estamos con conflictos que resolver, lidiando con lo que nos tocó lidiar.

¡Abrete a las posibilidades! mantén la mente abierta e intenta aceptar que las cosas pueden o no pueden ser. Nadie lee la mente, y tu eres responsable de que se te entienda (de lo contrario cada quien puede interpretar lo que quiera). Existe la posibilidad de que las cosas no sean a tu forma, o que a los demás no les parezca igual de hermoso, o que a otros no les guste. 

Asumir son mentiras que nos decimos nosotros a nosotros mismos. ¡Hacemos un drama en donde no lo hay! Dejamos a nuestra mente irse a "¿y si sí?" Atrévete a preguntar y no des por hecho algo sin buscar pruebas que apoyen a tu razonamiento. 


viernes, 28 de diciembre de 2018

¿Diste los mejores años de tu vida?


Image result for plan a


Por alguna razón que aún desconozco 2017 y 2018 han sido años en verdad retadores en mi vida... El año pasado aprendí muchísimo de compasión, aprendí que podemos ser compasivos con la gente que nos rodea, pero también debemos ser compasivos con nosotros mismos. 


Si pudiera ponerle nombre a 2018 creo que sería Adaptabilidad y Voluntad



Te cuento, este año para mi ha sido de muchísimos cambios que han tenido que ver con las voluntades que me rodean y mi propia voluntad. Tuve que cambiarme de casa, una casa que más allá de ser un simple departamento, era un hogar ... dejé de vivir con mis roomies, Rubén, por ejemplo, con quien viví casi por 6 años y nos veíamos varios días a la semana para desayunar juntos... para mi, la licuadora era señal de que debía apresurarme a llegar a la cocina para alcanzarlo.  Creo que ese ha sido uno de los pasos más difíciles de mi año, y no sólo eso, si no extrañar las reuniones en casa, los taquitos de canasta de abajo del depa, a mis vecinos, es más el crujido de la madera al pisar, el sonido de la puerta al cerrarse cuando alguien llegaba o se iba. 

Parte de la adaptabilidad tiene que ver con la capacidad que tienes de acomodarte a nuevas cosas, como que desde septiembre vivo en un hogar nuevo, con sus grandes y maravillosas bondades y con sus retos también, pero un hogar que de manera distinta a los desayunos con Rubén me hace muy feliz, y de manera distinta a los problemas del boiler cosas que también me molestan y retan a mi tolerancia. Se trata de poco a poco cambiar hábitos, costumbres  y tener muy claras las metas y lo que deseas. ¡Probar nuevas cosas que no conocías y darte la oportunidad!

Este año he tenido que buscar nuevas maneras de trabajar debido a los muchos retos que implicó el cambio de sexenio, elecciones y empezar a buscar otras maneras de recaudar fondos (personales y laborales)... adaptabilidad y más adaptabilidad. Y sin duda agradezco estar rodeada de gente maravillosa que hace que sea mucho más sencillo todo. Adaptarse es mucho más sencillo si estás rodeada de gente con la voluntad de hacerte sentir bien acompañado. 

Este año he aprendido que las voluntades se mueven a través de lo que dictan el cerebro, el corazón y el cuerpo ... y a veces, simplemente ya no hay voluntad de seguir, ya no se puede, algo se dañó, hay que aprender a poner límites, terminar situaciones que no son agradables, cortar de tajo aquello que atentan contra tu bienestar. No por que sean malas, sólo porque cuartan un objetivo personal o laboral. ¡Cuesta un montón de trabajo salir de ahí! ... ¡UN MONTÓN! sobre todo cuando quieres mantener tus valores y principios a la mano. Terminar una mala relación laboral, terminar una mala relación, terminar una amistad, ¿cómo haces eso con amor? ¿cómo haces eso con compasión?, ¿cómo lo haces cuidando del otro y cuidando de ti? ¿cómo lo haces con asertividad, sin lastimar al otro, sin tener una relación ventajosa?... ¡Qué gran reto!  

Creo que uno de los principales desafíos es ser consciente de todo lo que pasa al rededor y tener tus objetivos claros, tus metas y propósitos a la vista, tus valores bien agarrados para poder ir tomando decisiones, detectando actitudes,  situaciones en donde no quieres estar, en las que si quieres estar e ir avanzando poco a poco. ¡Agarrarte de tu psicólogo para cuando cuesta trabajo! ¡Agarrarte de tu familia y de tus amigos cuando no sabes qué es lo que debes hacer! Y además confiar en lo sabio que eres cuando nada de lo anterior te da la corazonada que necesitas. 

Pienso que en la vida hay constantes bifurcaciones, y tú eres el único capaz de decidir porqué camino ir, si por la derecha o la izquierda... y a veces (en mi caso, la gran mayoría de veces) no tengo idea en lo que me ando metiendo, pero estoy consciente de que no hay casualidades... si hoy me toca estar en un camino empedrado mientras voy descalza es porque algo debo aprender de ello.  

Hoy no sabes si la pareja con la que estás es con quien estarás el resto de tu vida o está en el camino que has elegido para enseñarte cosas que debes aprender para el día que conozcas al amor de tu vida; no sabes si el jefe que tienes seguirá siendo tu guía por mucho tiempo o sólo por un par de días más y seguro algo tienes que aprenderle a sus arrebatos, a su mal tono, a su conformismo o a su gran liderazgo, asertividad y pasión. No sabes si la situación con tus padres es la que es porque un día se te presentará un momento para el que ellos llevan preparándote toda la vida. Mientras, gózalo mucho... pon límites, aprende a observar, a ver la situación desde lejos, desde cerca, desde la postura del otro, desde la tolerancia. 

Todo lo que haces y hacen otros son sus voluntades... hoy estás en la relación que estás porqué así lo decidiste, en el trabajo que estás, con los amigos que tienes, haciendo la labor que haces, con la familia (porque creélo o no aunque la familia es sangre... las relaciones familiares también se cultivan).  Nadie quiere escuchar que "diste los mejores años de tu vida", "que has aportado mucho" si no es porque ha sido así tu voluntad...  Tú eres quien decide adaptarse o no. 

Deseo que 2019 esté lleno de situaciones a las que puedas adaptarte y si no es así que aprendas a dejar ir con mucho amor y compasión. Deseo que tu año esté lleno de voluntades que hagan vibrar a tu corazón, lleno de tu voluntad para hacer las cosas, de tus propios deseos y motivaciones. 

Gracias por ser parte de mis grandes cambios durante 2018. Gracias por tu voluntad para seguir a mi lado durante 2019.






jueves, 29 de noviembre de 2018

Decido confiar en ti


Resultado de imagen para trust

Vivo en un mundo donde la desconfianza es el pan de todos los días, lamentablemente logro escuchar amigos contando cosas que hicieron por desconfiar de alguien o de algo y eso, está repercutiendo en nuestras relaciones interpersonales. 

Creo que la desconfianza es carísima. Si no estoy segura de lo que otros hacen, dicen  o trabajan entonces tengo que involucrarme más, tengo que pasar más tiempo haciendo cosas que no haría si sí confiara. Además del tiempo que tendré que invertir en pensamientos de la propia desconfianza, pensar en el plan b. 

¡Piénsalo! hoy en día un aeropuerto invierte millones en filtros de seguridad porque desconfía que cualquier ciudadano promedio como tú o yo decida secuestrar un avión para matarnos a todos para que el gobierno de algún país aprenda la lección. ¡Qué rayos!  ¡No logro ni secuestrar a mis amigos para ir a cenar un viernes en la noche, ¿en serio creen que podré con un avión? O sea, hace años... (Cuando confiábamos) con 1 hora  era más que suficiente para estar en el aeropuerto, ahora... 3 horas no son suficientes. Gastamos tiempo, dinero y esfuerzo. ¿cierto?.

Confiar significa tener fe, creer. Y creer es súper necesario para entablar cualquier relación personal, laboral, familiar. Incluso, la confianza puede acelerar una relación de pareja, y quienes no lo hacen, pueden tener un costo más alto.

No está tan fácil confiar, sí es una habilidad que se aprende y qué aumenta o disminuye de acuerdo a las experiencias que vivimos, pero ... sin confianza no hay equipo verdadero, no hay pareja verdadera, no hay relación, no hay colaboradores en la chamba. Y te paso un Tip Gratis: si hay confianza la otra persona también siente compromiso y cuando hay compromiso hay más confianza.  Parajodicamente (por qué paradojicamente es una joda, diría mi terapeuta). 

Stephen Covey tiene un libro que se llama Factor Confianza, ¡te lo recomiendo! habla sobre como entablar relaciones efectivas de confianza, pero lo más interesante de su libro es que compara la confianza interpersonal con una cuenta bancaria que abrimos cuando comenzamos una relación con alguien (personal o profesional). 

Cuando creamos confianza generamos ingresos en esa cuenta, pero cuando destruimos confianza estamos haciendo retiros. El balance en la cuenta nos dice la confianza de la relación. 

Según Covey tienes que tomar en cuenta varias cosas: 

1. Cada cuenta bancaria es única, cada relación es diferente... no puedes pretender que tu relación de pareja actual es como la pasada en temas de confianza. Tu novio ha pasado por ciertas experiencias que hacen que confíe o no confíe en ciertas actitudes que tú tienes, muy distinto a lo que viviste con tu ex.  Lo mismo con tu jefe, con tus compañeros de la oficina, con tus amigos. Cada relación es aperturar una nueva cuenta en el banco. 

2. Los pequeños detalles son los más grandes en ingresos, ya que son detallitos personalizados que aportan mucho valor (recordar un cumpleaños, preguntar por su familia, dejar una nota, mandar un mensajito, o una selfie). Pero ¡OJO! lo que para unos pueden significar un ingreso, para otros puede significar un retiro, por eso es importante saber. Por ejemplo, hacer una fiesta sorpresa de cumpleaños puede ser un gran detalle para unos pero también una gran invasión de la privacidad para otros. Para unos preguntar qué tal estuvo tu día puede ser símbolo de interés para otros puede ser "me estabas espiando".  

3. Los retiros en la cuenta siempre tienen más impacto que los ingresos. O sea... un ingreso es como llenar a gotitas una cubeta... un retiro es aventar una cubetada de un jalón. Yo puedo dar un montón de detalles a la gente con la que trabajo, pero el día que soy injusta u olvidé el aniversario de antigüedad de alguien puedo perder mucha de la confianza que había ganado. Si yo un día no avisé que no iba a poder pagar a tiempo un préstamo pierdo la confianza que había ganado como para que me prestaran esa lana. 

Sin duda, la confianza tiene un alto valor emocional en la gente y a su vez tiene muchísimos beneficios. 

Cuando confías, sabes que la gente se irá de vacaciones sin dejar de lado sus responsabilidades, y a su vez, la gente con la que trabajas sentirá gratitud y compromiso por haberle permitido tomar vacaciones en días complicados. 
Cuando confías sabes que la gente estará haciendo Home Office, sí en pijama, pero sin dejar de lado todas las responsabilidades que le delegaste. 
Cuando confías, sabes que tu pareja puede tener fans que le pretenden y que su corazón está contigo. 
Cuando confías sabes que tu novio no te contó algo por no preocuparte, no por que te ocultara algo. 
Cuando confías sabes que tu novia es bonita y aunque reciba propuestas de amor en cada esquina, está absolutamente enamorada de ti y no traicionará tu confianza. 
Cuando confías, sabes que no tendrás que re - trabajar lo que ya hicieron otros en la chamba. 
Cuando confías, sabes que tus amigos no te traicionarán o engañarán... sabes que tal vez están pasando momentos difíciles. 
Cuando confías, es fácil hacer amigos nuevos en cualquier lugar, tal cual como cuando eras niño. 
Cuando confías, divertirte es una prioridad... puedes pensar con mayor libertad, con más entrega y vivir la experiencia. ¡Te tomas tiempo para disfrutar! 
Cuando confías, no traes cargando cosas negativas que no hacen nada por ti, que pesa y que además impiden pensar con claridad. 
Cuando confías, disfrutas la compañía de otras personas... sus sonrisas e incluso de la gente que no conoces disfrutas los abrazos. 
Cuando confías, esperas que cosas grandes pasen ... es como ley de atracción porque crees que las mejores cosas van a pasar. 
Cuando confías, eres agradecido porque el universo te devuelve toda la confianza que le das. ¡Fluyes!

Decido creer que me cuidas, decido confiar en ti.  





jueves, 25 de octubre de 2018

No, no soy una bolsa de té...

Ultimamente he estado en muchas situaciones en donde lo que creo no es lo que es, o lo que es, no es lo que creo. Suena super complicado ¿verdad? 

Resulta que los seres humanos estamos llenos de creencias: "la comida de mi mamá es la mejor", "la mejor manera de doblar la ropa es ésta", "así es como se hacen los huevos revueltos", " la ropa se lava mejor cuando la pones así", "usar esta plataforma es lo mejor que puedes hacer", "esta ruta es más corta", "a todos les molesta la impuntualidad", 

Poco nos damos cuenta de lo que hay que poner antes de todas esas frases: "para mi"... "yo creo que", "en mi experiencia" "yo quisiera"... Por ahí en alguno de tantos blogs un día te dije: cuando expresas lo que piensas, crees o necesitas, nadie tiene el derecho de juzgarte... ¿porqué? porque es lo que está en tu mente, en tu cuerpo y en tu corazón.  

La verdad de una persona no es la verdad absoluta, y esto está basado en toda nuestra historia personal, en nuestros mitos, en nuestros ritos, en las cosas que vivimos todos los días y lo que nos va formando como personas. Qué duro es saber que mi verdad, no es la verdad de todos e incluso, que la verdad de todos en muchas ocasiones no es ni cercana.

De un gran amigo y maestro he aprendido dos cosas súper importantes al comunicarnos... y esto es que lo hacemos a través de diferentes actos...  uno de ellos es diciendo cosas que nadie puede negar o nadie podría debatir... Se llaman afirmaciones. Tal cual, son descripciones de la realidad, y están dentro del mundo de los hechos.  Son cosas que a todos nos podrían constar, nadie tiene como debatir... por ejemplo: Iphone es de Apple... Galaxy es de Samsung, el plátano es una fruta, la lechuga es una verdura, los tiburones viven en agua salada... y podría seguir y seguir. 

Lo importante de las afirmaciones es que no pueden cambiar, es una realidad dicha, descrita e inamovible. 

Otra manera de comunicarnos es a través de los juicios, que son lo que yo creo, siento o necesito y nada más.  "Viajar de México a Playa del Carmen toma mucho tiempo" ¿para quién?, ¿respecto a qué?, ¿comparado con qué? Los juicios dependen del observador y la manera en la que expresa su punto de vista ante alguna situación en particular. Son veredictos y tienen el poder de transformar el mundo. 

Toda tu realidad puede cambiar en un segundo solo por emitir un juicio equivocado sobre una afirmación. (o una situación en particular).  O sea, tu creencia puede cambiar toda una historia. Por ejemplo:  "creo que mi pareja me engañó con alguien" // "vi a mi pareja engañándome con alguien". Tu creencia puede, lamentablemente convertirse en tu realidad y tener una serie de consecuencias fatídicas. 

El universo entero está lleno de juicios y afirmaciones, todos hacemos juicios todos los días sobre muchas cosas "creo que este proyecto va a funcionar", "mi novio es el mejor del mundo" , "mis amigos son súper inteligentes", "este celular está súper chafa"... todo el tiempo a todas horas estamos emitiendo diferentes juicios y tomando decisiones en la mezcla de unos y otros... en ver los ingresos con números fríos y duros contra los logros obtenidos comparando "las ganas que le echamos". Todos los días decimos lo mucho que invertimos en una relación, lo muy enamorados que creemos estar, las mil y un cosas que creemos necesitar... tomando decisiones basadas en experiencias del pasado, en miedos del futuro, contabilizando las veces que algo ha sucedido para que estadísticamente vuelva a suceder contra lo mucho que queremos aventarnos del paracaídas tomando decisiones intempestivas. 

Vamos por la vida siendo "honestos" diciendo lo que pensamos a todos, diciendole a la gente "cómo creemos que es", poniendo las palabras "SIEMPRE" o "NUNCA" en lugar de poder en verdad contabilizar el número de veces que me has lastimado, el número de veces que has llegado tarde, el número de veces que te has enojado. 

Y a su vez... vamos recibiendo juicios de otros... unas veces son lo más bonito y agradable y nos regocijamos sin saber si son verdades o mentiras en realidad. Escuchamos "te amo", escuchamos "eres lo mejor", "eres inteligente", "eres amable" y sonreímos muchísimo, o bien, escuchamos "eres necia, testaruda, berrinchuda, no sabes hacer esto". y nos molestamos mucho más de lo felices que nos pusieron los hermosos halagos. 

Mi reflexión esta noche es, que mientras tú estés seguro de quien eres, y lo que haces no importa la cantidad de juicios que lleguen a ti... ¡Escúchalos con atención! ¡Aprende de ellos! ¡Crece mucho! pero no te compres las ideas, las creencias, las opiniones que otros tengan sobre ti... Tu mente, tu cuerpo y tu corazón alineados siempre para enriquecer tu espiritualidad... tu integridad trabajando constantemente y reconociendo los errores que cometes y festejando los aciertos que logras sin perder de vista las dos grandes anclas que tienes en los pies. No, no tienes que compartir lo aprendido, no, no tienes que reconocer errores... con que tú los sepas y no dañes a otros con tus palabras y con tus actos es más que suficiente. Con que digas perdón, con que digas gracias es más que suficiente. 

No vivas los juicios, ni tuyos, ni de otros como afirmaciones salvo que sepas que te van a funcionar a la perfección. No creas que eres testarudo solo porque alguien lo cree... tú tienes el derecho de ser lo que se te de tú chingada gana todos los días... y estoy segura que si mañana, decides dejar de ser testarudo, lo puedes ser. (salvo que verdaderamente te funcione).  Que nadie te venda como una afirmación sus juicios, que nadie nunca te haga sentir miserable solo por que otro en su historia pensó que tu eras así. Nunca permitas que nadie te lastime solo por haber escuchado su opinión sobre ti. Elige lo que te sirve, lo demás tíralo. 

Pienso que todo esto es como cuando alguien te dice: "eres un imbécil" y cómo es una ofensa y es un juicio que conoces que está dentro de tu referentes sociales, y es algo que sabes, entonces te molestas... pero si alguien llegara y con un tono de voz ofensivo, hiriente, doloso te gritara "eres una bolsa de té" ... tu lo mirarías y dirías con toda paz... "no, no soy una bolsa de té". 

Así que... con esto cierro este poquito texto de una noche de insomnio... para todos aquellos que me juzgan y critican a través de lo que quieren, necesitan o creen... 

No, no soy una bolsa de té. 

Resultado de imagen para bolsa de te